Gestión de la felicidad en la empresa: motivación y productividad

La gestión de la felicidad en la empresa

La gestión de la felicidad es una de las nuevas tendencias empresariales que con más fuerza se están introduciendo en todo el mundo. Goza de una significativa presencia en organizaciones de Europa y Norteamérica como una disciplina innovadora, y poco a poco va teniendo también presencia en España.

Incrementar el bienestar en los espacios de trabajo, convirtiendo a nuestros empleados en individuos motivados y felices, es la clave para fomentar el talento y la productividad, pero, ¿cómo podemos mejorar el ambiente laboral de nuestras empresas? ¿Qué factores influyen a la hora de potenciar un estado de ánimo propicio para disparar la creatividad y el rendimiento? ¿Qué técnicas podemos aplicar para que nuestros empleados se sientan felices y se desarrollen plenamente?

Te explicamos cómo afrontar con éxito la gestión de la felicidad en la empresa gracias a la colaboración de Belén Varela, directora de Organizaciones Optimistas para el asesoramiento estratégico de recursos humanos y experta en transformación organizacional, autora de los libros “Jobcrafting” y “La rebelión de las moscas”; Marc Reklau, responsable de la editorial Maklau Publishing, especializada en productividad y felicidad en el trabajo, y autor del bestseller “30 días. Cambia de hábitos, cambia de vida”; Manu Romero, fundador y CEO de la consultora Departamento de Felicidad, centrada en estrategias de cultura corporativa para desarrollar empresas felices, y creador de la plataforma Future of People Academy; y David Tomás, cofundador y CEO de Cyberclick, empresa de marketing online y publicidad digital elegida dos años consecutivos Best Workplaces en la categoría de pymes, y autor de "La empresa más feliz del mundo".

 
Junto a esta completa guía de gestión de la felicidad en la empresa encontrarás el vídeo completo de la mesa de debate. Aquí tienes el tráiler.
Descubre en qué consiste la gestión de la felicidad en la empresa, qué acciones y hábitos puedes implantar para llevarla a cabo con éxito y qué ventajas ofrece a todo tipo de organizaciones que busquen mejorar su productividad.
 

La gestión de la felicidad: algo más que iniciativas aisladas

La estrategia que suelen tomar las empresas a la hora de elaborar planes de actuación que mejoren la productividad de sus empleados es el de detectar sus puntos débiles para corregirlos. Un erróneo punto de partida que, lejos de fortalecer sus cualidades y aptitudes, supone un gran esfuerzo e inversión en actividades de formación, desarrollo o coaching.

El verdadero camino para conseguir un escenario laboral que saque lo mejor de nuestros trabajadores y que se sientan felices es apostar por sus cualidades. En una óptima gestión estratégica de la felicidad no hay que corregir, sino desarrollar sus mejores aptitudes. Esta es la forma de sacar lo mejor de cada individuo, lo que repercutirá en un ambiente proclive a la creatividad, la productividad y el bienestar.

Segundo error que no debemos cometer: el creer que con desarrollar determinadas iniciativas aisladas fomentamos la felicidad de nuestros empleados.

La gestión de la felicidad es mucho más complicado que eso, sobre todo si tenemos en cuenta que las demandas de los empleados van cambiando a lo largo del tiempo. Ya no es suficiente ofrecer estabilidad y un buen salario, hoy en día influye la flexibilidad horaria, el sentirse realizado, el reconocimiento laboral y otros muchos factores que entran en juego cuando hablamos de un trabajador feliz.

Por eso no podemos hablar de iniciativas aisladas, sino de una auténtica transformación organizacional que aglutina diversos hábitos y acciones con un mismo objetivo: crear una empresa feliz.

Este proceso de transformación requiere ir paso a paso hasta lograr un cambio profundo de mentalidad y actitud, una evolución que puede durar meses, incluso años, como puede ser el implementar un plan de conciliación familiar y laboral en la empresa.

 
Cuántas compañías presumen de ser empresas felices cuando lo que hacen es poner unas frases motivacionales en la pared o llevarte de team building una vez al año. Eso no son más que iniciativas aisladas.

Manu Romero - Departamento de Felicidad


   

El foco no son acciones aisladas, sino establecer unos hábitos que necesitan su tiempo para consolidarse. No es poner un futbolín en la cafetería y que todo el mundo se sienta feliz.

Marck Reklau - Maklau Publishing 

 
 
Cuando nos orientamos a trabajar los aspectos que hace bien un empleado, sus fortalezas, competencias y conocimientos para desarrollarlos, conseguimos personas extraordinarias, con muy poco esfuerzo y muy poca inversión. Y cuando una persona se siente extraordinaria es cuando da lo mejor de sí misma y empieza a funcionar en plenitud.

Belén Varela - Organizaciones Optimistas, experta en transformación organizacional y Job Crafting

 
Hace años las empresas estaban basadas en procedimientos. Una persona adecuada era un recurso, alguien que movía cajas o ejecutaba un proceso, pero no hacía falta que pensase mucho ni que intentara aportar su mejor versión. Pero ahora las empresas están basadas en el conocimiento. Sus empleados tienen que tener una capacidad, un criterio y un mínimo de know how. 

David Tomás, cofundador de Cyberclick y autor de "La empresa más feliz del mundo".

 

Motivación y productividad, resultados que avalan la gestión de la felicidad

Más allá de ser una mera tendencia motivacional, es cuestión de números. Diversos estudios y análisis demuestran que las empresas felices son más productivas. Y nadie quiere quedarse atrás a la hora de implantar una disciplina que implica beneficios económicos a las organizaciones que la implantan y que dispara su rendimiento.

En Estados Unidos la gestión de la felicidad está en pleno auge y se aplica en todo tipo de entidades. Un área de investigación que se toma muy en serio y que en España empieza también a calar. ¿Trabajo, felicidad y productividad se dan la mano? Adelante entonces.

Este modelo de felicidad laboral está revolucionando el tradicional concepto de recursos humanos y gestión de personas. Aún debe superar muchas críticas en nuestro país, pero los resultados marcan la diferencia. Muchas organizaciones ya ven la importancia de  implementar un plan de conciliación familiar y laboral en la empresa.

Ante un escenario empresarial definido por una profunda competitividad y procesos cada vez más automatizados, donde la ejecución de procesos dependerá cada vez más de las máquinas y la tecnología, el valor humano y el conocimiento marcarán la diferencia.

Un empleado feliz será mucho más productivo y desarrollará ideas innovadoras; es decir, será el valor diferencial que necesitan las compañías. La ventaja competitiva actual, y sobre todo en un futuro, vendrá determinada por la capacidad de su equipo humano, por la apuesta que una empresa realice por sus empleados y su bienestar.

 
Hay estudios y casos de éxito que demuestran que las organizaciones que tienen empleados felices obtienen unos resultados por encima de la media.

Manu Romero - Departamento de Felicidad

   

 

Aquellas empresas que siguen con la mentalidad de que diez personas de cada cien o mil son las que piensan y el resto ejecutan, no tendrán futuro

David Tomás - Cyberclick

 
 
¿Qué quiere una empresa? Vender más, ser más productiva y mejorar la satisfacción del cliente. Los estudios señalan que un comercial optimista vende un 56% más, el trabajador feliz es del 15 al 30% más productivo y un ejecutivo positivo puede mejorar la satisfacción del cliente un 42%. Además, los empleados infelices están más días de baja. 

Marc Reklau, editorial Maklau Publishing y autor bestseller de libros de productividad y felicidad

 
Un gran error que hay que evitar es copiar lo que hacen las supuestamente mejores empresas para trabajar del mundo. De nada sirve que una pyme imite las estrategias de Google. Lo que hay que hacer es entender qué personas tenemos dentro de nuestra compañía y, a partir de ahí, ofrecerles lo que ellos valoran. No existe una fórmula mágica.

Manu Romero, fundador de Departamento de Felicidad y Future of People Academy

 

8 hábitos y acciones para crear empresas felices

  • ESCUCHAR A TU EQUIPO:
    ¿Qué motiva a los empleados? ¿Qué les haría felices? Para eso es importante crear espacios que faciliten la generación de esas conversaciones, asumir que hay que dedicar un tiempo a escuchar a los miembros de la plantilla y sus intereses. Con esas respuestas ya se puede definir un plan de acción. Además, al preguntar a un empleado qué piensa que podría mejorarse para mejorar su bienestar, ya va a sentirse valorado por su empresa.
  • DEMOSTRAR GRATITUD:
    Una acción muy fácil de llevar a cabo y que tiene una enorme repercusión. Cuando agradecemos un trabajo bien realizado, genera optimismo en el empleado, se elimina el estrés y se acentúa el lado positivo de cada función.
  • COMPRENDER QUE TAMBIÉN HAY MOMENTOS MALOS:
    Ser feliz no significa que tengamos que serlo todos los días, dentro de este ejercicio de transformación organizacional hay que aceptar que también hay malas rachas que afectarán al desarrollo del trabajo.
  • EL EQUIVO DIRECTIVO DEBE LIDERAR EL CAMBIO:
    La transformación hacia una empresa feliz deben iniciarla las personas que dirigen la empresa y los responsables de los departamentos. Ellos son quienes primero deben creen en los beneficios de esta transformación y liderar el cambio, dando ejemplo al resto de empleados, participando en las actividades de formación y transmitiendo los nuevos valores.
 
Hábitos y acciones para crear empresas felices
 
  • TRASLADAR UN PROPÓSITO A LOS EMPLEADOS:
    Es importante que la plantilla de una empresa vea que su esfuerzo sirve para algo más que para generar beneficios a los socios o directivos. Si trasladamos un valor a cada puesto, un sentido a las acciones que se llevan a cabo, la motivación y el esfuerzo serán mucho mayores. Y ese propósito tiene que estar primero bien claro para los líderes, que tienen que saber comunicar los objetivos y valores de la organización.
  • APLICAR TÉCNICAS DE JOB CRAFTING:
    Adaptar el puesto de trabajo y su dinámica a las capacidades y particularidades de cada empleado. Darle la oportunidad de aplicar las fortalezas que posee en el desempeño de su día a día. De esta forma, no solo se consigue un empleado más productivo y responsable con sus funciones, dando lo mejor de sí mismo, sino que gestiona mucho mejor la resolución de posibles conflictos con una visión más eficiente y optimista.
  • APROVECHAR LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS:
    Software de control horario
    , evaluación del desempeño, selección de personal programas de formación o Portal del empleado. Son muchas las herramientas tecnológicas que se pueden implementar hoy en día en las empresas para agilizar y facilitar determinadas funciones a sus empleados y mejorar la comunicación con ellos. Estos programas registran y analizan una gran cantidad de datos sobre nuestra plantilla que podemos utilizar para conocerlos mejor y saber qué necesitan para sentirse más felices en el trabajo, identificar sus aptitudes, intereses, motivaciones, etc. Por otro lado, también hay aplicaciones colaborativas y de comunicación para transmitir gratitud al empleado y felicitarle por su eficiencia.
  • IDENTIFICAR LAS MANZANAS PODRIDAS:
    Intentar gestionar la felicidad dentro de una empresa puede ser una tarea muy difícil sin el apoyo de todo el equipo. Los empleados también tienen su responsabilidad con el éxito de estas acciones. Si detectamos que hay algunos empleados poco dispuestos con estas acciones, en lugar de suspender este cambio y castigar a los que sí quieren lograr una empresa feliz, es importante trabajar con ellos sobre los beneficios de esta transformación laboral. Si su actitud no cambia, puede ser momento de tomar otras medidas más drásticas.
 

 

Si a un empleado lo elogias cuatro veces al año, la retención de talento pasa del 80% al 96%. De cien personas que llegan a la empresa, en lugar de irse veinte se van solo cuatro. Eso supone un ahorro de cientos de miles de euros.

Marck Reklau - Maklau Publishing

 
 

La gente ahora está mucho mucho más preparada y formada. No son recursos que obedecen órdenes, son personas que tienen una capacidad que solo se va a activar si se sienten valorados, si sienten que en esa empresa les escuchan

David Tomás - Cyberclick

 
 
Descubre SIN COSTE el mejor Software de Recursos Humanos para tu empresa
Preguntas: 1/8
Tiempo estimado para completar este formulario: 40 segundos
Con la gestión de la felicidad, al sacar la singularidad de cada individuo creamos la singularidad de la organización.

Belén Varela - Organizaciones Optimistas

 

Vídeo completo del encuentro sobre gestión de la felicidad

Si quieres estar al día en gestión empresarial,
apúntate a nuestra newsletter semanal