Calcular el precio de venta en un negocio no debe tomarse a la ligera, ya que en el precio final no solo se añade el IVA, hay otras variables que pueden modificar el precio ya sea al alza o a la baja. El análisis de los costes, los márgenes o el precio actual del mercado, son algunos puntos que todo comercio o empresa de servicios debe tener en cuenta.

Un software ERP puede ayudarte a calcular el precio de venta de tus productos. Si quieres tener todos los detalles para calcular el precio de venta más adecuado con un software de gestión empresarial, en SoftDoit te ofrecemos las variables más importantes a tener en cuenta y que deberá tener tu ERP.

 

Nuestro comparador GRATUITO para ERP

Preguntas: 1/8
Tiempo estimado para completar este formulario: 40 segundos

¿Cómo se calcula el precio de venta de los artículos o servicios con un software de gestión empresarial?

Uno de los aspectos clave en las empresas es el cálculo de forma sencilla de precios de venta. Para ello, lo primero es contar con un buen ERP que te permita analizar las siguientes variables:

 
  • Precio unitario
    Se trata de el precio inicial del artículo sin impuestos para una sola unidad. Se suele obtener sumando al coste de fabricación el margen de beneficio. A partir de aquí se puede comenzar el cálculo del precio final.
  • Coste de manipulación
    Hace referencia al coste que tiene para el vendedor manipular el artículo. Actualmente lo podemos ver al comprar artículos perecederos, como por ejemplo los alimentos. Es decir, todos aquellos productos que requieran un tiempo para su preparación tendrán un coste de manipulación.
  • Tarifas de cliente
    Las tarifas de cliente son un porcentaje de recargo (si es positivo) o descuento (si es negativo) que se aplica según el volumen de compras mensual, anual o ambos, que haya realizado un cliente. Puede estar vinculado a uno o varios clientes, o bien agrupar por rangos de volumen de compras, y delimitarlos a unos determinados productos o servicios. Cuanto más compre el cliente, menor recargo, o mayor descuento.
  • Precio base
    Al fruto de añadir la tarifa de usuario y el coste de manipulación al precio unitario se le llama precio base, y es el que se utiliza para posteriormente aplicar los impuestos. Pero antes hay que tener en cuenta otros factores: 
  • El descuento de cliente: Puede resultar algo contradictorio dotar de un descuento a un precio que ya tiene un recargo. Pero los descuentos de cliente no suelen aplicarse de forma general a un grupo de clientes, sino que se activan bajo ciertas condiciones, y para un único cliente.
 
infografia
 
  • Extensión de garantía: Es un hecho bastante común (sobre todo en sectores como la electrónica de consumo) habilitar una opción para ampliar la garantía de un producto, siempre y cuando se le cobre al cliente un sobrecoste en el precio
  • Promoción: Las promociones nos dan la posibilidad de aplicar un descuento sobre el precio del producto o servicio. Estas pueden limitarse a una familia, una categoría, un fabricante o un artículo; además son limitadas en el tiempo. Por otro lado, pueden limitarse también por la cantidad de unidades, o incluso haber varias promociones dependiendo de la cantidad comprada: a más unidades mayor descuento. Las promociones también pueden ser usadas como una forma de fidelizar al cliente, como por ejemplo en el caso de un eCommerce, cuando un usuario compra por primera vez. Estas promociones se pueden aplicar directamente o bien a través de un código promocional. Otra opción, sería aplicar una promoción sobre el total de la compra, por ejemplo si supera cierto importe de compra.
  • Impuestos
    A todo producto o servicio debes aplicarle el impuesto correspondiente; bien sea el 21%, el 10% o el 4% dependiendo del tipo de artículo o servicio que ofrezcas. Esto es lo principal que una empresa debe tener en cuenta en su ERP para saber cómo calcular el precio de venta, pero existen otras variables que se pueden contemplar con un buen ERP:
  • Calcular precios de artículos que no están en stock
    En algunas empresas permiten la compra de artículos de los cuales no tienen stock en sus almacenes, pero sí disponen de ellos sus proveedores. Lo habitual es que el comerciante indique en el ERP si un artículo debe tener precio sin stock, e indicar el precio unitario que tendrá. De esta manera, un mismo artículo puede tener dos precios: el de stock y el de no stock, y permitir que un cliente pueda comprar el mismo artículo con precio de stock (hasta las existencias disponibles en el almacén del comerciante) y precio de no stock (hasta completar las unidades indicadas por el cliente). En este caso, en una misma factura podrán aparecer dos líneas del mismo artículo pero con precios finales diferentes.
  • Ofertas comerciales
    Un buen ERP debe poder realizar las ofertas comerciales: se trata de uno o varios artículos con un precio diferente al habitual para un cliente concreto. A la hora de calcular el precio final en una oferta hay que tener en cuenta que el comercial indicará en el sistema de gestión empresarial el precio unitario, y el propio software se encargará de realizar todos los cálculos para generar el precio final (coste de manipulación, tarifa de cliente, excepciones de tarifa, descuentos de cliente, urgente, garantía, impuestos). Además se puede indicar un descuento en esa oferta, que se aplicará al precio, justo antes de añadir la promoción.
  • Precios multimoneda
    En muchas ocasiones, como lo es en una tienda online, pueden realizarse pagos en la moneda del país de origen. Sin embargo, a la hora de emitir la factura es posible que en algunas ocasiones sea necesario hacer el cambio del precio de Euros a Dólares, Libras, Yenes, etc. Para ello, tu ERP debe permitirte aplicar el valor de cambio del día de emisión de la factura. Si el pago de la factura se realiza más tarde, el valor del cambio de moneda también, y a su vez el importe a pagar por el cliente.
  • Cobros
    Un ERP debe permitir gestionar todo el ciclo de ventas, desde la elaboración de presupuestos hasta la gestión de cobros y pagos, pasando por el pedido, el albarán y la factura.

    Con un software ERP flexible podemos incorporarnos a este ciclo desde cualquier punto: podemos hacer directamente una factura o un albarán sin necesidad de pasar necesariamente por los puntos anteriores. De esta manera se agiliza el proceso, haciéndolo flexible, para adaptarse a las necesidades reales de las PYMES.

    Dentro de todo el ciclo de ventas y para cada producto se pueden definir y controlar las siguientes variables: una o dos unidades con equivalencia fija definida o variable (por ejemplo uds/kg), control de lotes, control de ubicaciones, control de fechas de caducidad, asignación a centros de costes desde la ficha del artículo y en cualquier punto del ciclo de ventas.

 

Te ayudamos a encontrar el software de gestión empresarial perfecto para facilitarte el cálculo de precios de venta

La automatización es una de las características más deseadas de este tipo de soluciones. Si buscas la forma de calcular el precio de venta de tus servicios y productos de una forma rápida y sencilla, lo mejor que puedes hacer es probar nuestro comparador gratuito para encontrar el ERP que mejor se adapte a tus necesidades. Lo único que debes hacer es completar el formulario de nuestra web y podremos hacerte llegar un ranking de soluciones. Nuestro comparador ha sido utilizado por más de 35.000 empresas de todo tipo de sectores. ¿Quieres unirte? Recuerda: es un servicio gratuito, neutral y personalizado.