Ocho motivos por los que tu ERP es un software obsoleto

Nuestro comparador GRATUITO para ERP

Preguntas: 1/8
Tiempo estimado para completar este formulario: 40 segundos

¿Cuándo tu ERP se ha convertido en un software obsoleto? Ocho motivos

¿Por qué mi software ERP está obsoleto? ¿Cómo sé cuándo es el momento para cambiarlo? Estas y otras muchas preguntas son las que te puedes estar haciendo como gerente de una empresa cuando te enfrentas a decidir la actualización o el cambio de una solución empresarial. Los riesgos y vulnerabilidades que a los que se enfrenta tu negocio con  un software de gestión ineficiente y la falta de compatibilidad con otros programas hacen de la obsolescencia una característica a cambiar en cuanto se identifica.

 
  1. Tu ERP actual te retrasa. Cuando se producen muchas paradas debido a errores y comprobaciones que deben hacerse porque el software que utilizas no está a la altura de las circunstancias, tienes ante tus ojos un claro signo de que continuar con el mismo ERP te perjudica no solo ahora, sino también en el futuro próximo si no cambias de software.
  2. Estás intentando hacer cosas imposibles. Tu programa no te permite trabajar y desarrollar nuevas ideas. Es tan rígido que no lo puedes adaptar a las nuevas necesidades de tu negocio, cada vez más variables a causa del gran número de avances que estamos experimentando con la revolución digital.
  3. Has empezado a comprar y vender online. Y por lo tanto, tu empresa ha dado un giro operacional importante y la forma en que planificas tus recursos hoy no se parece a la que llevabas hace unos años. Es por eso que tu software habrá quedado obsoleto, y es el momento de empezar a pensar en un ERP online que puedas combinar con tu tienda en línea y te ayude a planificar tus recursos desde una perspectiva mucho más eficaz.
  4. Crea otros obstáculos técnicos. Y esto engloba las limitaciones de transacción o incluso datos desconectados que requieren volver a introducirlos.
  5. No se ajusta a la normativa en vigor. Y por ejemplo, no sigue las actualizaciones de la Agencia Tributaria o de los modelos bancarios actuales.
  6. No permite mover datos con agilidad a otras herramientas, como Excel, e interactuar con ellas respetando la lógica de los procesos de negocio.
  7. La toma de decisiones no está respaldada por herramientas que proporcionan a los empleados una clara visión de las operaciones de negocio, que ayuden a transformar los datos en conocimiento.
  8. Los niveles de seguridad no son suficientes. Esta podría ser una de las razones más alarmantes, y que necesite de nuestra actuación de forma más inmediata. Existen al menos dos criterios de seguridad que debemos tomar en cuenta para que nuestro ERP sea considerado seguro:
  • Debe brindar protección ante los intentos de accesos de terceros no autorizados.
  • Debe brindar protección en cuanto a auditoría y control de los usuarios.
  • Si no sigue alguno (o ambos) criterios de seguridad, o ha dejado de hacerlo, definitivamente tu software está obsoleto.


¿Te has sentido identificado con alguna de las situaciones anteriores?
Puede ser el momento de plantearte renovar tu software de gestión ERP.

 
software obsoleto
 

La elección de un ERP para evitar que sea un software obsoleto

Una vez que has detectado tu software obsoleto, necesitarás encontrar otro que realmente cumpla con sus funciones. Antes de reemplazar tu programa de gestión es importante valorar el impacto que tendrá y cómo afrontar el cambio teniendo en cuenta los objetivos de la empresa y las fases y plazos que supone su implantación. Pero ¿en qué otras cosas debes fijarte para que tu nuevo software no vuelva a quedarse anticuado en poco tiempo?:

  • Busca el mejor ERP que solucione los problemas de tu empresa, no solo te dejes llevar por el precio u otras características que, a pesar de que en un primer momento pueden parecer relevantes, a la larga te darás cuenta de que no necesitas el programa ERP más barato ni el más recomendado sino el que mejor se adapte a tus objetivos y características.
  • La implantación del nuevo sistema requerirá compromiso por parte de toda la empresa. Si no existe implicación por parte de los trabajadores, la implementación del nuevo ERP puede convertirse en un problema más que en una solución.
  • Ejecuta una consultoría interna y externa. Valora qué necesita tu empresa ahora y que puede necesitar en un futuro, tus procesos y necesidades a cubrir, etc. Pero no te limites a un análisis interno, realiza también una consultoría externa para ponerte al día de cuáles son las herramientas que necesitarás para lograr tus objetivos.
 

Utiliza nuestro comparador de software gratuito y acierta a la primera

Efectivamente, utiliza nuestro comparador de software gratuito y asegúrate de que tu nueva solución cumple, a la primera, con los requisitos que necesitas. Completa el formulario de nuestra web y obtendrás un ranking personalizado con las mejores soluciones según las necesidades de tu empresa. Nuestro servicio es 100% gratuito, neutral y endividualizado. 

Pruébalo, realiza una demo con el proveedor que más te interese y decide sin ningún compromiso si lo que te ofrecemos es lo que necesitas. ¡Así de fácil!