Almacenes inteligentes: fases para automatizar con éxito los procesos logísticos

La evolución hacia los almacenes inteligentes

En un mercado donde reina la inmediatez y la alta eficacia logística es de vital importancia estar al día de las novedades tecnológicas que surgen en torno a la gestión de almacenes, picking e inventario.

¿Cómo se está afrontando este salto hacia sistemas logísticos inteligentes? ¿Es la robótica una realidad? ¿Cuál es el camino correcto para introducir los avances de automatización en nuestro almacén?

Gracias a la colaboración de Xavier Caparrós, CEO y cofundador de la empresa desarrolladora de software SGA Aliernet; Víctor Escanciano, director de Logística y Sistemas de información en Condis Supermercats; y Roberto Lorenzo, director comercial en ASTI Mobile Robotics y experto en robótica móvil, presentamos la evolución de los almacenes automatizados hacia sistemas inteligentes y cómo afrontar con éxito los nuevos avances logísticos estableciendo determinadas fases de implementación.

 
No te pierdas el contenido íntegro sobre almacenes inteligentes, la evolución de la automatización y qué fases hay que llevar a cabo para iniciar el cambio.
Los almacenes inteligentes son una evolución dentro del proceso de automatización. Gracias a los avances en programación de los SGA ya se aplican tecnologías de robotización, internet de las cosas y análisis big data para mejorar la eficiencia logística.
 

Los nuevos almacenes inteligentes

Los software de gestión de almacenes (SGA) son la llave de los actuales almacenes automatizados y, un paso más allá, de los almacenes inteligentes.

En los almacenes inteligentes, con la introducción de nuevas tecnologías y los software de logística que centralizan los flujos de datos y dirigen las órdenes de ejecución, encontramos que determinados procesos son realizados por máquinas o robots, lo que conocemos también como almacenes robotizados.

Transelevadores automáticos, robots colaborativos para picking o vehículos de guiado automático (AGV) son ya una realidad en los almacenes inteligentes gracias a los sensores de las máquinas y el internet de las cosas, el análisis big data, el blockchain y su trazabilidad inmutable, la realidad aumentada o la inteligencia artificial (IA) y, dentro de ella, el machine learning.

Hay, por tanto, un mayor grado de automatización en los SGA y una programación más inteligente para mejorar la eficiencia del almacén en procesos tan relevantes como el picking o la ubicación de mercancías.

Y aunque estamos solo empezando a ver este proceso de dotar de inteligencia a los espacios de almacenaje, ya que aún queda mucha inversión y mucha tecnología por introducir, cada vez se está extendiendo más el uso de la automatización, de los sensores que recaban datos y los algoritmos predictivos de inteligencia artificial para mejorar los procesos y aligerar el trabajo de los operarios.

La calidad del dato que se registre en los procesos del almacén inteligente y su correcto tratamiento será cada vez más importante para ganar eficiencia. Su volumen y aprovechamiento se disparará con las nuevas infraestructuras y la conectividad 5G.

 
El almacén inteligente es una evolución de la automatización de los almacenes.

Xavier Caparrós - Aliernet

 

La sensorización y el machine learning mejoran la disponibilidad de las instalaciones del almacén y permiten ser más proactivos a la hora de acometer cualquier tipo de mantenimiento.

Víctor Escanciano - Condis Supermercats

 
 
Descubre SIN COSTE el mejor Software Gestión de Almacenes - SGA para tu empresa
Preguntas: 1/8
Tiempo estimado para completar este formulario: 40 segundos

Inversión en tecnología y operarios más cualificados

Hasta hace unos años, los almacenes no contaban con grandes inversiones tecnológicas y su personal se caracterizaba por no requerir mucha cualificación. Pero este escenario ha ido cambiando, ya que debido a los niveles de eficacia y rapidez que exige el mercado, invertir en un software de gestión de almacén y activos logísticos ha sido imprescindible para mantener cierta competitividad e iniciar la automatización de procesos.

Hoy en día, no contar con un SGA significa quedarse fuera del mercado; es el corazón del almacén, fundamental para gestionar con eficiencia ubicaciones, espacios y distribución, órdenes de trabajo, etc.

A la hora de automatizar los procesos de almacén, la flexibilidad es primordial. Si instalamos un sistema demasiado rígido no podremos adaptarnos a los cambios que necesitemos hacer en un futuro, y en logística reina la incertidumbre. Modificaciones en la demanda de los clientes y nuevos procesos tecnológicos pueden hacer que tengamos que recalificar los equipos que están operando actualmente.

No sabemos cómo puede ser nuestro modelo de negocio en los próximos años, por lo que es importante que el SGA permita trabajar con diferentes secciones de almacén, conectar nuevos automatismos e incorporar avances que faciliten su gestión.

 
El SGA ofrece diferentes niveles de automatización y es el punto diferenciador para ganar eficiencia en los procesos del almacén.

Roberto Lorenzo - ASTI Mobile Robotics

 

 

La irrupción de las nuevas tecnologías en el almacén está forzando a formar mejor a los operarios e incorporar otros tipos de perfiles.

Víctor Escanciano - Condis Supermercats

 
 
En España hemos sido pioneros en la automatización de la logística. Las grandes compañías son sobre todo las que pueden invertir en estos procesos, pero cada vez es más accesible para medianas e incluso pequeñas empresas, y será un paso absolutamente necesario en un futuro.

Roberto Lorenzo, director comercial en ASTI Mobile Robotics

 

Un proceso lento con un alto ROI

Lo que es indudable es que la instalación de un SGA y el paso hacia una mayor automatización tiene un ROI o retorno de la inversión muy alto y evidente. Pero es importante tener claro qué queremos optimizar, ya que es un proceso a largo plazo.

Un almacén automatizado requiere cerca de un año de montaje y luego unos meses más para una correcta puesta en marcha, ya que es necesario que sea lo más estable posible, esté optimizado a los procesos de cada negocio y cuente con una adecuada formación a los empleados. Lejos de ser una amenaza, la automatización puede ser una oportunidad de mejora para los operarios.

En el caso de cargos medios y directivos debe haber una reconversión, de forma que sepan cómo abordar todos los datos que genera a partir de ahora el almacén: cuándo se comienza el picking, la cadencia de los pedidos, plazos de entrega y localizaciones de destino… Información que hay que analizar para mejorar la toma de decisiones y detectar nuevas oportunidades.

Además, es importante involucrar en la medida de lo posible a los diferentes departamentos de la empresa en este proceso de automatización, no solo los empleados del almacén, sino también los de recursos humanos, mantenimiento, prevención, etc.

 
En la transformación hacia un almacén inteligente debemos tener claro que la evolución en sí no es la meta, sino la herramienta para conseguir mayor productividad, eficiencia y un mejor ROI.

Xavier Caparrós - Aliernet

Almacenes con los mismos transelevadores y diseños pueden ser un desastre o un éxito en función de la optimización de su SGA.

Roberto Lorenzo - ASTI Mobile Robotics

 
 
Aplicando IA en el layout del almacén sabemos qué producto va a llegar en la siguiente entrada de mercancía y dónde ubicarlo para mejorar su rentabilidad. Esto ayuda al operario en sus tareas cotidianas y repetitivas, ahorrando tiempo en la preparación de pedidos para ser más competitivos.

Xavier Caparrós, CEO y cofundador de Aliernet

 

Fases para la transformación digital hacia el almacén inteligente

Como hemos visto, la transformación digital de un almacén es un proceso lento. Requiere un año de implantación, una alta inversión y lleva determinado tiempo empezar a ver los resultados y explotar bien los datos que registramos. Esta evolución hacia un almacén inteligente no es, por tanto, inmediata.

Una correcta transformación digital hacia almacenes inteligentes engloba diferentes fases:

  1. Definir objetivos: qué queremos optimizar y qué procesos nos interesa hacer más eficientes y rentables para producir reduciendo recursos y con una mínima inversión.
  2. Planificar: cómo queremos hacer la transformación, llevar a cabo los cambios y en qué tecnologías robotizadas vamos a invertir para automatizar ciertos procesos.
  3. Prospección: ver qué soluciones de gestión existen en el mercado y cuáles se adaptan mejor a nuestro modelo de negocio y los objetivos marcados. ¿Es necesario cambiar de SGA o solo integrar una nueva capa de automatización?
  4. Puesta en marcha: iniciar los diferentes elementos de la automatización de forma individual, realizar una formación o proceso de aprendizaje interno y después comenzar a trabajar con todos los componentes de forma conjunta, tanto equipos como operarios.
  5. Analizar el resultado: ¿hemos alcanzado el rendimiento deseado y aumentado la rapidez de los procesos del almacén? ¿Cumplimos con los objetivos definidos?
 
La IA nos tiene que permitir gestionar mucha información con pocos recursos. Si no conseguimos ese objetivo, la implementación que estamos haciendo en los almacenes no es la correcta.

Xavier Caparrós - Aliernet

 
 
La incorporación de tecnologías machine learning son procesos a largo plazo basados en la calidad del dato, van aprendiendo a medida que van recabando información. Al conectar los sensores, el sistema registra datos y muestra lo que está pasando en tiempo real, pero a la hora de predecir necesita mucho más tiempo y volumen de información.

Víctor Escanciano, director de Logística y Sistemas de información en Condis Supermercats

 
Si quieres estar al día en gestión empresarial,
apúntate a nuestra newsletter semanal