Al plantearse gestionar un negocio mediante un eCommerce o tienda virtual nos asaltan millones de dudas, ¿o no? ¿Cuál es la clave para el éxito en línea? ¿Cómo vamos a elegir entre las diferentes opciones del mercado? ¿Cuál es el mejor software al que podemos optar? ¿Vamos a apostar por un negocio operativo únicamente en línea o un complemento de nuestras ventas físicas? Todas estas dudas son lógicas, y si no encontramos una respuesta adecuada a través de nuestro plan de marketing nos toparemos con un muro demasiado elevado.

Para evitar esto, es importante tener presente que el éxito del negocio no solo es cuestión de optar por el mejor software posible y una buena estructura empresarial, sino que debemos tener en cuenta que, en un primer momento, no vamos a conseguir elevadísimas ganancias con la tienda virtual.

El mejor software debe unificar tareas

Un eShop debe plantearse como un complemento o como una start-up virtual de rápido crecimiento que necesita de una buena interrelación entre el almacén, la tienda física (si la hay) y la plataforma de eCommerce; todo ello es básico para evitar desdoblar nuestros esfuerzo con dos tipos de facturación o falta de stock por una comunicación deficiente. En otras palabras, el mejor software para nosotros será aquel que nos unifique las tareas y nos evite trabajar lo máximo posible con una buena integración de los diferentes procesos.

La tienda virtual requiere una estrategia, una potenciación de la misma y un mantenimiento; si activamos un eShop, lo hacemos para maximizar los beneficios a través de varios canales, y una gestión ineficaz puede hacernos perder posibilidades de crecimiento, pero también provocar que la imagen de marca se deteriore rápidamente.

Una vez tengamos presente todo lo anterior, nos centraremos en conceptos más prácticos. A menudo, muchas empresas eligen una plataforma eCommerce guiándose por características de tipo práctico para el usuario (orden, por ejemplo) e incluso mediante mera estética.

Al igual que ocurre con la estructuración de este mercado virtual y su integración entre el mundo analógico y el mundo digital, la estética y el orden son valores agregados que debemos intentar hallar para la tienda virtual, pero el mejor software también debe tener presente otros factores básicos. ¿La eShop tiene buenas garantías de posicionamiento web para las fichas de producto? ¿Cumple con la legalidad vigente? ¿Qué tal funciona en términos de usabilidad (poner y quitar productos del carro, cancelar pedido, gestionarlo, etc.). Al final, el éxito de nuestra e-commerce está, como casi siempre, en un cúmulo de decisiones bien planteadas y realizadas.