El software SGA (Software de Gestión de Almacenes) es un potente y sofisticado software de gestión diseñado para facilitar el proceso de almacenaje de una empresa, fábrica o industria. En este sentido, están diseñados para gestionar, de forma automática y profesional, cada uno de los procesos o tareas relacionadas con el movimiento logístico de la empresa donde se vaya a implantar. En este sentido, el SGA permite tomar decisiones para incrementar la efectividad de todas las tareas o para conseguir aumentar la rentabilidad y la productividad de la empresa o fábrica.

Son, como cabe esperar, soluciones informáticas dirigidas especialmente a aquellas empresas, fábricas o industrias con un gran movimiento logístico o de almacén. En estos casos, la implantación de un SGA permite trabajar de forma más rápida y eficaz, ahorrando una enorme cantidad de costes y de tiempo derivados de las principales tareas diarias relacionadas con el proceso de almacenaje de una empresa, como puede ser la gestión y control de los pedidos y envíos, el etiquetado de los productos que se encuentran en el almacén o el control de stock de cada uno de ellos, entre otras muchas funciones.

Tal y como ocurre en el resto de software de gestión para empresas y profesionales, se puede recurrir a un SGA estándar o a un SGA a medida. ¿Qué diferencia hay entre ambos conceptos?, ¿Cuáles son los pros y contras de cada uno de ellos?

  • SGA estándar: Tal y como puede apreciarse por su denominación, el SGA estándar es aquel software de gestión de almacenes que ya viene con unas características o especificaciones de fábrica, según cada proveedor. Suelen contener aquellas características o especificaciones comunes a las empresas de un determinado sector. Además, al tratarse de soluciones ‘paquetizadas’, son mucho más económicas que las soluciones a medida.

Pros: Entre las muchas ventajas con las que cuenta un SGA estándar destaca, como hemos dicho, el ahorro de costes o de inversión frente a las soluciones a medida, mayor rapidez en su implantación, mayor información y documentación sobre el modo de uso o de funcionamiento del SGA y mayor garantía, entre otras.

Contras: Por otro lado, los principales contras o desventajas de un SGA estándar son, entre otros, la posible ausencia de características o especificaciones que requiere una determinada empresa. Al tratarse de una solución por defecto puede no contener algunos aspectos que sí necesita esa determinada empresa y que no son comunes al resto de empresas del sector. Del mismo modo, para su implantación se requiere una infraestructura avanzada en la empresa.

  • SGA a medida: A diferencia del SGA estándar, un SGA a medida es aquel que diseña exclusivamente para la empresa donde se va a implantar. Es decir, contiene aquellas especificaciones que la empresa necesita y, por otro lado, no dispone de las características que la empresa no necesita.

Pros: Al contener aspectos o características que la empresa necesita, suele permitir obtener mejores resultados que un SGA estándar. Del mismo modo, aunque es una solución más costosa, no se deben abonar costes por licencia de uso, como sí ocurre en el SGA estándar. Por último, permite ahorrar una mayor cantidad de tiempo en las funciones diarias de los empleados de la empresa.

Contras: Uno de los principales contras de un SGA a medida es que resulta mucho más costoso que un SGA estándar, por lo que la inversión y el coste es mucho mayor para la empresa que decide implantar un SGA a medida o personalizado. Del mismo modo, su implantación es más lenta que la de un SGA estándar. Por último, al tratarse de una solución personalizada y diseñada exclusivamente para una empresa, no se conoce como puede funcionar. Es decir, hay más incertidumbre con el resultado final que en un SGA estándar, donde se ha probado anteriormente su eficacia en otras empresas del sector.