No digas más: ¿quieres poner en marcha un proyecto de eShop o e-commerce y no tienes ni la más remota idea de qué tipo de software necesitas para empezar a captar clientes y vender como si no hubiera mañana?

Bueno, ¡relájate! Es normal, y estamos aquí para ayudarte a arrancar tu proyecto de tienda virtual, ¿de acuerdo?

Ante todo, debes saber que es lógico que no sepas por dónde empezar; pero tenemos una buena noticia para ti. No se trata de que haya pocas opciones para administrar tu tienda y tu stock, sino todo lo contrario. Y es normal, las e-commerce empieza a funcionar con sistemas de facturación integrados, o con software CRM o ERP trabajando en paralelo…

Las tiendas en línea son una forma cómoda, sencilla, segura y, sí, más barata que la tienda física, y terminarán por conquistar el sector. Pero la eShop tiene una serie de necesidades que debes cubrir.

Construyendo un negocio virtual

A continuación, vamos a explicarte cómo creemos que deberías enfocar tu tienda virtual. Pero te lo vamos a explicar de una forma distinta, a través de los errores que muchos han cometido, y que ahora se coinvierten una en experiencia bien enfocada a la cual sacar partido.

#1 Dónde montar la eShop

Puedes “tirar” de un software empresas como Prestashop o Magento, ¿no? Has oído maravillas de ambos, seguro… ¡Y son la leche! ¿Pero vas a montártela tú? En serio, olvídate. Empieza por lo sencillo, busca un proveedor de confianza y un desarrollador que ponga tu diseño (o el de otro) on-line: lo que te interesa es empezar a facturar.

#2 ¡Rivales por doquier!

¿Qué vendes? ¿Y eso que vendes se adapta al modelo de e-commerce? A lo mejor, el stock es muy variable… o no tiene una homogeneidad mínima, ¿no? Piensa si no es mejor vender en plataformas de venta; ahora, toca estudiar a la competencia. Céntrate en las ventajas de tu producto y en las fortalezas y debilidades del resto; y aprovecha esos “huecos” para conseguir un hueco en el mercado. Piensa, además, que será necesario que monitorices los precios de la competencia; y que automatices esto lo máximo posible, ya que de otro modo, malgastarás demasiado tiempo.

#3 Presupuesto

Vale. Aquí viene lo bueno…, prepárate. Para grandes capitales, las soluciones a medida suelen ser la mejor opción; si el presupuesto no es tan boyante, aprovéchate de Magento o Prestashop y le sumas un programador de calidad para la tienda, porque sin conocimientos técnicos olvídate. Por último, puedes tirar de paquetes SaaS en Cloud, donde el coste es bajísimo, pero tienes que prescindir de la personalización.

De igual modo, piensa en la necesidad de no gastar todo tu presupuesto en una eShop perfecta, y obviar la inversión lógica en AdWords o en marketing de contenidos que hoy día necesitas. ¿De qué te va a servir tu e-commerce si es invisible?

Por cierto, ¿recuerdas lo que te decíamos sobre controlar los precios? Debes saber que esta funcionalidad no la llevan las e-commerce de serie en ningún tipo de plataforma, pero existe software específico que puede ayudarte a aprovecharte de una caída del stock de la competencia, de un producto que venden demasiado caro… Apunta, Profitero y Minderest para empezar, ¡y mucha suerte!

 

Te invitamos a ampliar la información sobre el software e-commerce u otro tipo de software. Además, te recomendamos que uses de forma gratuita nuestro comparador SoftDOit.com en el que encontrarás todas las soluciones disponibles para tu empresa o negocio.