Vamos a decir las cosas como son desde el inicio de este artículo. Muchas empresas de transporte o de procesado no saben qué costes de distribución tienen, o cuáles son estos exactamente. Y ahora no empezamos hablando de un software ERP ni de sus ventajas, sino de la falta de información.

¿Qué puede acarrear a la empresa estos vacíos? Para empezar, nos podemos encontrar con costes ocultos en  los que no habíamos reparado, en especial, en empresas de tamaño medio con varios departamentos, por ejemplo, o en aquellos grupos de trabajo que colaboran con terceros. Si estos costes ocultos representan un pequeño gasto, no suele ser relevante; ¿y si el gasto es mucho mayor de lo esperado? Quizá el día a día no nos ha dejado ver este error, ni nos deja hasta que la empresa entra en recesión de golpe, y aunque con pistas aquí y allá, no teníamos forma de analizar los datos.

Hoy, te vamos a presentar unas cuantas razones por las que te interesa implantar un software ERP para el control de tus costes y todavía no lo sabes. ¿Crees que solo es todo lo que no ves? ¿Has pensado en todo lo que está enfrente de ti pero no está bien aprovechado? Adecuar la producción a la demanda, por ejemplo, o gestionar los pedidos, u optimizarlos, o la entrega de suministros o todas esas cosas que se repiten mes a mes y a las cuales no se les encuentra nunca una solución real: facturas, nóminas, compras…

Además, hay otra cosa que ofrece el software ERP y no sabes

Las principales ventajas del software ERP están claras: identificar costes ocultos, mejorar las decisiones del equipo directivo, gestionar y optimizar los procesos, mejor adecuación a los pedidos, etc. ¿Pero has pensado en todas esas veces que interviene el error de algún empleado? ¡O tuyo! Si una cosa está clara es que somos humanos, y los humanos se equivocan. El software ERP va a reducir la posibilidad de este tipo de errores, con lo que nos podemos olvidar de parar la cadena de producción cuando, de golpe y porrazo, vemos que ha habido un error en el número de pedidos, o en la fecha, o en casi cualquier cosa.

¡Quítate la pereza de encima! La gran ventaja es que vamos a seguir haciendo lo mismo, pero más rápido y mejor. Entonces, ¿por qué no olvidarnos de todas esas tareas aburridas y repetitivas?