La elección del mejor software que podemos encontrar o al que podemos acceder para nuestra empresa nunca es tarea fácil. Puede ser por cuestiones de presupuesto, o sector, o mercado potencial al que pretendemos dirigirnos; puede tratarse de las actividades que estamos intentando contabilizar, o monitorizar, o sistematizar; en definitiva, que pueden ser muchas cosas, ¿o no?

Sin embargo, hay dos que sobresalen por encima del resto: por un lado, la usabilidad del software, por el otro, la accesibilidad al mismo. Quizá ahora te parezcan cosas menores, pero espera un poco, vamos a ver por qué son dos puntos básicos para elegir el mejor software.

Factor 1: la importancia de la usabilidad para escoger el mejor software

Muchos programadores y firmas de software no ponen el empeño posible en la programación de su interfaz; por ello, hace unos años, había programas con muchísimas posibilidades que no llegaban a demasiadas empresas por ser “complicados” o resultar tremendamente pesados en lo que respecta a las primeras horas o días de contacto. Todos esos programas eran descartados por el mercado antes o después y, de este modo, los programadores han empezado a pensar más como el usuario medio.

Ahora, el mejor software empresarial tiene en cuenta todo esto. Por un lado, crea entornos mucho más amigables y, por el otro, se implica en los procesos de formación de los usuarios.

Todo ello nos ofrece una gran gama de productos a elegir, por lo que a la hora de invertir en el mejor software posible, ¿por qué deberíamos hacerlo en algo más complejo? Quizá existe una razón: la accesibilidad.

Factor 2: cuándo es importante la accesibilidad para escoger el mejor software

O lo que es lo mismo: la flexibilidad del sistema. Y la respuesta es muy simple: siempre. Hoy día, la accesibilidad se traduce en programas en varios idiomas o suficientemente accesibles para que las personas con necesidades especiales puedan tener el mismo rendimiento laboral que el resto de la plantilla.

La accesibilidad enfocada al mejor software empresarial se traduce como un sistema de gestión escalable que pueda crecer y adaptarse a la estructura corporativa.

En conclusión, podríamos decir que cuando busquemos el mejor software para nuestra empresa nos centraremos en programas sencillos para el usuario pero que, a la vez, cumplan con las necesidades de la empresa y se adapten a las necesidades que surjan durante la actividad.

¿Qué os parece? ¿Añadiríais algún factor más antes de elegir un software?