El 2014 se corona como uno de los años en los que más ha crecido la conocida “gamificación” o ludificación de mecánicas de juego en entornos no lúdicos (o sea, profesionales). ¿Y cuál es la principal virtud en la búsqueda de un mejor sistema CRM a través de estas nuevas vías de desarrollo? Según los expertos, la gamificación motiva al usuario, optimiza su rendimiento y le ayuda a concentrarse; todo ello tiene como fin ofrecer valores positivos a personas o grupos para mejorar su experiencia y acercarla a niveles más cercanos al ocio.

A priori, el proceso en sí mismo no es algo nuevo, pues en el ámbito analógico y también en la búsqueda de un mejor sistema CRM laboral ya se han aplicado anteriormente algunas de estas ideas; a menudo enfocadas a trabajos muy mecánicos e incluso aburridos que, tradicionalmente, los responsables de RR.HH. han visto como dificultan la concentración del trabajador y suponen un rendimiento descendente a lo largo del tiempo.

El cambio surge a partir de 2008, sin embargo no será hasta mediados del año 2010 cuando a raíz de los nuevos medios y recursos digitales,  la viralización de los videojuegos y los estudios y másteres que se han empezado a cursar sobre gamificación y ludología convierten este proceso en un camino más hacia la búsqueda de un mejor sistema CRM.

Las empresas apuestan por la gamificación para buscar el mejor sistema CRM

Como decíamos en la introducción, la tendencia creciente demuestra cómo se aplican estándares lúdicos en la creación del mejor sistema CRM posible. Por el contrario, si bien se admite que no todos los sectores permiten la creación de programas enfocados a través de estas vías, la gamificación en el trabajo es un concepto que va más allá de las mecánicas de las aplicaciones: numerosos expertos en el sector admiten que también existe una necesidad real de crear entornos ludificados.

Himanshu Sareen, CEO de una de las principales desarrolladoras de software a nivel mundial (Icreon Tech), afirmaba a través de un artículo sobre HTML5, ludificación y buena imagen digital titulado “These 3 trends will drive enterprise software development in 2014” la gran importancia de la gamificación en entornos laborales; en el texto, se hace especial hincapié en que la búsqueda de un mejor sistema CRM no es suficiente para motivar a los empleados, igual que tampoco lo son siempre los incentivos económicos.

Sareen se centra aquí en el problema gravísimo que tienen muchas firmas con un excelente equipo de trabajo para transmitir los objetivos de la marca a los puestos profesionales, convirtiendo la integración de los trabajadores, la conexión entre estos y los objetivos de la empresa en la necesidad número uno de la lista. Poco a poco, se admite que un empleado feliz e integrado correctamente en el sistema es un empleado más productivo y, por lo tanto, más rentable.

Gamificación de entornos y del mejor sistema CRM = nuevas vías

Para alcanzar estos objetivos de productividad y rentabilidad, la gamificación se ha visto como el mejor de los caminos: optimiza el puesto del trabajador, le ayuda a formar parte de la marca y de sus objetivos de un mejor modo y, sobre todo, lo hace de una forma más amena y divertida.

Las desarrolladoras que buscan conseguir un mejor sistema CRM profesional han comprobado que ludificar espacios de trabajo permite a los trabajadores realizarse y superarse (lo que resulta básico para mantener el interés en nuestra labor profesional), amén de favorecer la competitividad entre los equipos y la idea de grupo que debe mantener una firma.

Cooperación, colaboración, compromiso, diversión y trabajo en equipo son cinco de los puntos que mueven esta nueva alternativa hacia la cumbre de muchos equipos de dirección o de gestión del equipo humano; y así, poco a poco, el mejor sistema CRM empieza a integrar muchas de estas funciones que la web 2.0 vio nacer, ayudándose de valores que han cogido una gran relevancia en la última década y que, profesionalmente, solo las grandes firmas habían oído hablar de ellos, como engagement o integración laboral.

Sin embargo, también se han levantado opiniones críticas en estos últimos años, entre las cuales destaca la de Sebastian Deterding, investigador de la Universidad de Hamburgo, o el desarrollador de videojuegos y ahora CEO de Disruptor Beam, Jon Radoff.

El primero afirma que la gamificación en la búsqueda de un mejor sistema CRM resulta, todavía, aburrida, fruto de las primeras fases de un proyecto, a la vez que crea logros de carácter demasiado artificial; Radoff, por el contrario, cree que los procesos carecen de mecanismos básicos como la narración (storytelling) o la experiencia real, amén de que las recompensas son demasiado sencillas.

En definitiva, parece que la gamificación es un camino al que todavía le quedan varios años para llegar a consolidarse, pero que supone una revolución a niveles que jamás hubiésemos imaginado años atrás. ¿Y tú qué opinas? ¿Crees que la gamificación es la dirección correcta hacia la búsqueda del mejor sistema CRM?