Cada vez son más las empresas que utilizan centralitas telefónicas como herramienta principal para su comunicación. La mayoría de PYMES, han adquirido una centralita virtual, ya que les permite proporcionar un mejor servicio a sus clientes, y ahorrar costes al mismo tiempo. Sin embargo, algunas grandes empresas todavía utilizan una centralita física, a pesar de ocupar un gran espacio en sus oficinas. Pero, ¿cuáles son las diferencias entre una centralita virtual y una centralita física?

Centralita virtual vs. centralita física

En SoftDoit hemos creado una infografía que recoge los principales rasgos que distinguen las centralitas virtuales de las físicas. A continuación explicamos con detalle las diferencias entre ambas:

Características de una centralita virtual:

  • Una centralita virtual se almacena en la nube, de manera que no ocupa espacio en la oficina.
  • Los costes de inversión iniciales, así como los de mantenimiento, son mucho más reducidos en las centralitas virtuales.
  • La configuración de este tipo de centralitas es sencillo y no requiere de mucho tiempo. Además, una vez instaladas, se actualizan de manera automática.
  • Las centralitas virtuales permiten emitir llamadas desde cualquier parte del mundo y tener varias extensiones telefónicas (móvil y fijo).
  • Esta clase de centralitas es fácilmente escalable, por lo que se adapta con facilidad al número de usuarios y el tamaño de la empresa.

Características de una centralita física:

  • Las centralitas físicas se alojan en la oficina y ocupan un gran espacio.
  • La inversión inicial de una centralita física es más costosa, así como su mantenimiento a lo largo del tiempo.
  • Configurar una centralita de este tipo es más complicado y conlleva más tiempo. Además, hay que tener en cuenta que hay que actualizarla de manera constante para que no quede obsoleta.
  • Con este modelo de centralita se pueden emitir llamadas únicamente desde la ubicación física donde esta esté conectada.
  • Una centralita física es poco flexible ante los cambios en el número de usuarios o en el tamaño de la empresa que puedan producirse.

 

En definitiva, la diferencia básica entre una centralita física y una virtual es que la  primera supone unos costes inversión y mantenimiento más elevados, mientras que con la virtual se ahorra dinero. Asimismo, una centralita virtual permite una mayor personalización y no puede quedar obsoleta, ya que se actualiza de manera automatizada.

Por otra parte, dentro de las centralitas virtuales, existe una gran variedad, y encontrar la que mejor encaja con las necesidades de cada negocio no es fácil.

Por eso, en SoftDoit te ayudamos a encontrar de forma gratuita cuál es la que más se adapta a tus requerimientos. Lo único que tienes que hacer es entrar en el https://www.softwaredoit.es/centralita-virtual/index.html y rellenar el formulario de la página. En cuestión de segundos recibirás un ranking con los tres tipos de centralitas virtuales que mejor encajan con tu negocio.