Llega un día en que tenemos que instalar un software ERP en la empresa, o bien un día en que necesitamos una serie de modificaciones que se adapten a los procesos de esta, o un cambio de software. Entonces, nos planteamos qué necesidades tenemos como grupo de usuarios y cuáles aborda el software ERP con el que contamos y se inicia un proceso de readaptación necesario y, a veces, drástico.

¿Pero qué podemos hacer para que ese proceso de adaptación a una nueva solución ERP no sea tan traumático para los trabajadores? Te facilitamos unas claves para que el cambio sea lo menos abrupto posible, ¿de acuerdo?

#1 Todo lo que tiene que ser es amigable

Un software ERP con una entrada de requerimientos y una estructura sencilla a simple vista, que no simple, hará que la predisposición y el aprendizaje de los empleados sean siempre más rápidos. Por ello, a la hora de realizar un cambio o un salto cualitativo de nuestros procesos de control, lo tendremos presente.

#2 Contar con una base de datos en línea

Así, cuando algún miembro de la empresa tenga dudas sobre qué hacer en un proceso poco usual, contará con una línea de información directa que podrá consultar online. Esto es muy útil en empresas de transporte o manejo de inventarios, donde puede haber procesos que, escasamente, afecten al funcionamiento general, pero que resulte absurdo plantearse automatizarlos por su frecuencia.

#3 Las ventajas del e-business y la automatización

La interconectividad de los datos de la empresa es algo básico hoy día. Pero llega a extremos que tenemos la opción de agregar una opción a nuestro software ERP que, directamente, automatice el encargo de materiales al llegar a cierto nivel de reposición. En ciertos sectores, esto es un valor agregado muy fuerte que puede ahorrar a la firma miles de euros anuales.

#4 Procesos extra o agregados de calidad

Si el software ERP cuenta con áreas que las soluciones menos personalizables no han tenido presente (por ejemplo, costos de transporte, autorización de pagos, etcétera), puede ser un valor añadido. En este caso, la empresa debería evaluar el coste de adaptación frente al posible ahorro a corto, medio y largo plazo.

#5 Inclusión de procesos

La gestión eficiente de nuestro software ERP puede relacionarse con otros procesos laborales. Un ejemplo: los sistemas de comunicación por radiofrecuencia pueden combinar los procesos de almacenaje con la gestión de los mismos. Solo es cuestión de pensar en nuestro sector.

Y por último, no olvidemos en todo proceso de implementación del software ERP la importancia de: planificar todas las fases implicadas, elegir a las personas de cada departamento implicadas, formarlas en su uso, aplicar las funcionalidades del ERP en la actividad real y entender cómo el ERP mejora los procedimientos de nuestra empresa.

busco el mejor software