Las nuevas tecnologías se han convertido en el aliado más poderoso del marketing: consolidar nuestra marca, captar nuevos clientes o fidelizar a los que ya tenemos se ha vuelto un trabajo mucho más sencillo con la ayuda de Internet en general y de las redes sociales en particular.

Hoy por hoy, los usuarios tienen la capacidad de dialogar con la marca, de comparar diferentes productos o servicios en décimas de segundo y de contrastar opiniones de otros usuarios, lo que hace que sea vital diferenciarse de la competencia y, sobre todo, conocer muy bien al público al que está enfocado nuestro negocio.

Gracias al desarrollo de herramientas de medición cada vez más potentes, el uso de un software CRM (Customer Relationship Management) se convirtió en algo básico para todas las empresas y simplificó la captación de nuevos clientes y la fidelización de los mismos. Pero las nuevas tecnologías han ido un paso más allá con la generación de Big Data, una poderosa arma para agilizar y rentabilizar al máximo todas las acciones de marketing y ventas de cualquier empresa.

¿Qué es Big Data?

El concepto Big Data engloba toda la información que se genera en la red segundo a segundo, incluyendo los vídeos subidos o visualizados en YouTube, las búsquedas en Google, los correos electrónicos enviados o incluso el uso de las diferentes redes sociales. Todas estas acciones virtuales se producen a gran velocidad, pero dejan una “huella” sobre los hábitos de uso de los internautas, que una base de datos puede analizar y transformar en valiosísima información aplicada al marketing.

Empresas como Amazon o Google han realizado una inversión considerable para convertir, manejar y almacenar un volumen de datos que se mide por millones, y disponen de bases de datos y software de inteligencia artificial que permite volcar toda la información disponible de cada usuario para realizarle sugerencias sobre productos, vídeos, páginas web que visitar y cualquier otra posibilidad imaginable. Pero esto no significa que las pequeñas y medianas empresas no puedan sacar partido al marketing de datos: gracias a los Customer Relationship Manager, más conocidos como software CRM, las firmas menos grandes podrán aprovechar toda esta información en su propio beneficio.

Big data y software CRM

Aplicar toda la información obtenida del marketing de datos al software CRM  de cualquier empresa facilitará el camino para dar un valor añadido a la marca. En primer lugar, con una correcta gestión de los datos podremos conseguir una percepción global de la imagen que los usuarios tienen de la compañía y cómo interactúan con ella, de tal manera que podremos prever sus acciones e incluso sus necesidades; esta previsión afectará a diferentes aspectos empresariales: no solo facilitará el desarrollo de nuevos productos, sino que también hará más sencilla la tarea de adaptar dichos productos a zonas geográficas concretas, por ejemplo.

En segundo lugar, utilizando el software CRM adecuado conseguiremos una mayor fidelización del cliente, ya que en Big Data se incluye cualquier dato que pueda ofrecer información de valor por mínima que sea: hábitos de compra, horas de mayor uso de la red, preferencias o redes de contacto son solo un pequeño ejemplo. Así, podremos preparar adecuadamente todas las acciones que vayamos a emprender de cara a nuestros clientes teniendo en cuenta una gran multitud de variables que a simple vista podrían pasarnos desapercibidas y que guardan relación con la geolocalización, el social media o los clics realizados, entre otras muchas.

Teniendo en cuenta las grandísimas posibilidades que Big Data ofrece a cualquier empresa, contar con un software CRM potente se convierte en una necesidad vital en los tres sectores clave de la empresa: las campañas de marketing, las ventas y la atención al cliente.

En el campo del marketing, analizar los datos correctamente nos permitirá generar campañas eficaces y segmentadas para diferentes perfiles sin generar una mala imagen de la marca, ya que cada anuncio se enfocará a un público objetivo muy concreto que no lo percibirá, por norma, como algo negativo; gracias a Big Data también podremos realizar un seguimiento en tiempo real de los resultados obtenidos en nuestra campaña para poder realizar los cambios pertinentes antes de que sea demasiado tarde.

Una vez hemos conseguido una conversión, se generarán nuevos datos que nos proporcionarán información sobre hábitos de consumo, de manera que el servicio de fidelización al cliente también se agilizará y mejorará la percepción que el público tiene sobre nuestra marca.

Software CRM y políticas de privacidad

Pese al grandísimo potencial que tiene la gestión de Big Data, es muy importante mantenerse siempre dentro de los límites legales de cada país para evitar la intromisión en la vida privada de los usuarios o infringir derechos de propiedad intelectual, por ejemplo.

El uso de un software CRM debe llevarse a cabo con prudencia y siempre para medios comerciales que no vulneren el derecho a la intimidad de las personas, ya que todas las acciones que estas realizan en Internet pueden ser interpretadas y utilizadas sin su consentimiento.

busco el mejor software